lunes, 26 de agosto de 2013

PREVENIR DOLORES DE CUELLO, ESPALDA Y AFONIAS CON LA TECNICA ALEXANDER.




Descubrí la "Técnica Alexander" por casualidad.
Un día estaba ojeando una revista, cuando me llamó la atención un artículo sobre ésta técnica. En él se destacaba la importancia de aprenderla, para mantener un perfecto equilibrio de nuestro cuerpo, movernos con más facilidad, prevenir dolores musculares y articulares y también para evitar disfonías, algo que recomendaban para actores, cantantes, locutores y en general todo aquel que utilice su voz como instrumento de trabajo.



Mi idea inicial, era aprenderla para evitar sobresfuerzos de la voz
Pasaron un par de años hasta que por fin, pude iniciarme en lo que para mí ha sido un gran descubrimiento corporal. Aunque en principio mi objetivo era la voz, cuando comencé a aprenderla empecé a ser consciente de las excesivas tensiones que le aplicaba a mi cuerpo y que derivaban en pequeñas molestias lumbares, sobrecarga de gemelos, contracturas en los trapecios...

Historia de la técnica: 

Su creador fue Frederik Matthias Alexander nacido en Tasmania, Australia, en 1869.
Cuando cumplió 20 años se fue a Melbourne para iniciar su camino como actor de teatro. En seguida adquirió muy buena reputación por sus admirables cualidades como "recitador". Comienza a padecer repetidamente "afonía de escena" hasta que un día se quedó totalmente sin voz en mitad de un importante recital. Tras visitar a varios médicos y cansado de no encontrar ninguna solución efectiva, decide embarcarse en un proceso de auto observación y exploración, ya que tenía claro que era algo que debía estar haciendo mal cuando salía a escena ya que cuando hablaba normalmente no perdía la voz.


Alexander se dedicó durante mucho tiempo, rodeado de espejos, a observarse y a explorarse. Descubre la importancia vital de la relación entre el cuello, la cabeza y la espalda, lo que llamará posteriormente CONTROL PRIMARIO. También descubre, que lo que más cuesta es "parar" antes de un estímulo, algo necesario antes de iniciar cualquier movimiento para reorganizar el cuerpo y conseguir una buena relación entre cuello, cabeza y espalda.

Cuando vuelve a escena, una vez recuperado después de muchos años, sus compañeros de profesión y algunos médicos, se interesan por su técnica y le animan a enseñarla. Empezará entonces su carrera como profesor de la técnica a la que dio su nombre.
Vivió intermitentemente entre Londres y New York donde se dedicó a enseñar y divulgar su técnica. Es en Londres, en 1931, donde funda la primera escuela para enseñar su método, de donde saldrán los primeros profesores de la técnica Alexander.

A los 75 años sufre una parálisis cerebral que deja la mitad de su cuerpo inutilizado. Aunque los médicos ven difícil su recuperación, a los pocos meses estaba trabajando de nuevo. Se recupera gracias a haber dedicado toda su vida a desarrollar una técnica que le permitiera tener control sobre sí mismo.

Muere en Londres a los 86 años. Continuó dando clases hasta dos semanas antes de morir.



¿Que es la técnica Alexander?


Os remito a la web de mi profesora Belén Cobos quién enseña la técnica en Granada  http://tecnicaalexander.es/la_tecnica.html



De mi experiencia como alumna, os contaré que al principio descubrí (gracias a las dinámicas en clase y a las indicaciones de Belén) que era que yo la me provocaba la mayoría de las contracturas y dolores musculares que cualquier persona padece a lo largo de su vida (dolores lumbares, sobrecargas en trapecios ó deltoides, dolores de cuello..)


Me di cuenta de la cantidad de músculos que implicaba y a los que les aplicaba excesiva tensión para hacer cualquier mínima acción que de entrada no requería esfuerzo, como escribir, peinarme, caminar...,no os tengo ni que contar, el sobresfuerzo que hacía cuando la actividad requería mayor tensión. Por su puesto la voz era también otra afectada, ya que cuando hablaba, no mantenía una alineación normal con la columna, sino que tendía a echar la cabeza hacia adelante, con las tensiones musculares que eso ocasionaba en los músculos implicados en el proceso vocal.


Poco a poco Belén nos fue enseñando como mantener el equilibrio natural en nuestro cuerpo, para que tanto las actividades que hacemos a diario (en casa ó en el trabajo), como las actividades más específicas (bailar, hacer deporte, cantar...) las hagamos sin esfuerzo y dándole la justa tensión, para poder hacerlas con facilidad y disfrutarlas. 

Es una técnica lenta, que requiere un trabajo personal, ya que nuestra mente tiene que estar despierta para parar y reorganizar nuestro organismo antes de iniciar las actividades.

Yo aún estoy en proceso de aprendizaje, pero pienso seguir aprendiendo y disfrutando con la técnica ya que los beneficios son innumerables. Además de que no provocamos dolores derivados de malas posturas, de cargar mal los pesos ó de agacharnos mal, te sientes más seguro, estás más presente y un sinfín más de beneficios que iréis descubriendo si aprendéis y aplicáis la técnica.

Considero que todo el mundo debería aprenderla, es más creo que si la sanidad pública la enseñara, se ahorraría mucho dinero en analgésicos, sesiones de fisioterapia, recuperación de lesiones, prótesis, etc.

En España hay muchos profesores de la Técnica Alexander, si os interesa, buscad que profesores la imparten en vuestra zona.

Os dejo un enlace de youtube de una entrevista que le hicieron a Belén Cobos sobre la técnica.

Espero que os haya interesado y si de verdad queréis acabar con los dolores musculares y ganar calidad de vida para hoy y para vuestra salud futura os animo a que la aprendáis.

Un saludo a todos.