miércoles, 25 de septiembre de 2013

¿Sabes que almohada elegir para descansar bien y evitar dolores de cuello y espalda?




Son muchas las personas, que se levantan con dolores de cuello y espalda por no haber dormido con una postura correcta durante la noche.



Para evitarlo, es fundamental que elijáis una almohada adecuada ¿Y cual sería la más indicada? Bien, aunque de entrada parece difícil la elección por la amplia variedad que hay en el mercado, de viscolástica, de látex, anatómica, de plumas y un largo etc..es más fácil de lo que parece.
En realidad el material da igual (va al gusto del consumidor), la clave a la hora de elegirla, es la altura de ésta, ya que nos debe permitir tener alineados el cuello y la espalda. 



Así de simple es, por tanto os recomiendo que cuando vayáis a comprar una almohada os llevéis a un acompañante para que compruebe que efectivamente se mantiene la alineación.

Otra cosa que debéis tener en cuenta, es que la altura de la almohada, debe ser diferente si dormís bocarriba a si dormís de lado, ya que de lado hay más distancia entre la cabeza y el colchón, por lo que deberá ser más alta que bocarriba.

Y ahora os preguntaréis ¿y si uno duerme en ambas posturas? También hay una solución para ello, en concreto ese es mi caso, así que os cuento lo que yo hago. 
Antes os comentaré, que hace unos años me compré una almohada de viscolástica. Tenía un tacto sedoso, una firmeza perfecta, parecía que estabas flotando en las nubes, eso sí, el precio también por las nubes. Al principio estaba muy feliz con mi almohada (supongo que era la ilusión del principio o que quería amortizarla...) pero pasados los meses, tuve que dejar de usarla ya que me levantaba con el cuello rígido, resulta que era demasiado alta para mí con lo cual dormía con hiperextensión del cuello con las consiguientes molestias que provocaba al día siguiente.

Actualmente, uso una muy normalita (de la gama más baja que tiene ikea) y me va genial. Cuando duermo bocarriba no hay problema, ya que no es muy alta para mí y cuando me pongo de lado la enrrollo un poco por el extremo para subir la altura. Otra opción es tener dos almohadas con distintas alturas, con una duermes y la otra la tienes cerca y si te cambias de postura (conscientemente claro) la cambias. Yo esta opción la intenté al principio, pero francamente, me cansé de estar cambiando almohadas por la noche, era demasiado ajetreo.


Otra recomendación que os daré, es que debéis colocar una almohada, de poca altura, entre las rodillas si dormís de lado y debajo de éstas si dormís bocarriba. Con ello mantendremos el resto de la columna y la cadera alineadas. 





Y para finalizar os daré un último consejo.  Si vais de viaje y dormís en un hotel o en una casa, donde la almohada es excesivamente alta, es preferible que durmáis sin almohada ó que pongáis la cabeza sobre una toalla doblada o ropa vuestra que permita esa alineación, ya que si no, los dolores de cuello y la rigidez al día siguiente pueden ser bastante molestos. Si por el contrario la almohada es demasiado bajita, ponerle algo debajo (toalla, ropa..) para ponerla a vuestra altura y listo.

Por tanto ya sabéis, comprobad si vuestra almohada es la ideal para cada uno de vosotros y si no lo es buscad una apropiada, para que así vuestro cuello y espalda estén saludables y durmáis como bebés. 







Espero que os haya sido útil este post. Si tenéis cualquier pregunta no dudéis en hacérmela.

Un saludo y feliz día!!